Email marketing, segmentar y analizar, clave del éxito

email marketing

¿Has soñado alguna vez con la relación perfecta?

Muchas personas dicen que no existe la relación perfecta, que por algún lado el barco hace aguas; pero en el caso que nos importa en este artículo, no hay ningún agujero en el casco.

De sobra es sabido que desde que, hace ya unos cuantos años, el marketing digital empezó a hacerse hueco y a llegar a los puestos más altos del podium, la recopilación y análisis de datos se ha convertido en un punto fundamental para el éxito de cualquier campaña digital. Pero ¿cómo afecta ésto a las campañas de email marketing?

Como comentamos en el artículo “Las bases de datos en las PYMES” la existencia de una base de datos actualizada, segmentada y depurada es primer paso para lograr campañas exitosas de email marketing. De esta forma podremos poner en marcha lo que se conoce como “microtargeting” que no es otra cosa que segmentar a nuestro público en aspectos cada vez más específicos, de esta forma las campañas podrán ser totalmente personalizadas.

Los datos seguirán abonando nuestro camino hacia el éxito; una vez que tenemos lista nuestra base de datos llega el momento de realizar nuestra campaña, es ahí cuando llegamos a nuestro segundo paso: análisis de resultados. Es importante que para la realización de esa campaña uses un servicio de email marketing, hay opciones tanto gratuitas como de pago; según tus necesidades te vendrá bien una u otra.

¿En qué tienes que fijarte a la hora de analizar los resultados?

Gracias a estos servicios podrás obtener la siguiente información, casi en tiempo real, clave a la hora de analizar y realizar un informe de los resultados obtenidos.

  • Apertura; número de veces que se abre tu email. Este elemento nos ayuda a analizar si el asunto que hemos puesto en el correo es suficientemente llamativo y/o atractivo para que quieran ver la información que se les está mandando. Una tasa de apertura entre el 20% y 40% puede estar dentro de los límites normales. En caso de que tengas una tasa inferior puedes revisar el asunto, el día y la hora del envío y el segmento elegido. Estos tres puntos son fundamentales a la hora de obtener mejor ratio de apertura.
  • Rebote; los correos que por algún motivo dan error y tu email no llega nunca a la bandeja de correo del usuario.  En este caso podemos encontrar rebotes duros, aquellos que no se pueden entregar de forma permanente; o rebotes blandos, que no se han podido entregar por algún motivo temporal. ¡Ojo! los correos que van a SPAM se incluyen dentro de los rebotes. Un ratio  normal puede estar entre el 1% y 2%. Yo siempre recomiendo echar un vistazo a este listado para depurar nuestra base de datos e incluso realizar un contacto con aquellos correos que nos ha dado error.
  • Clicks en el email; clicks que se han realizado en los links incluidos dentro del email. Esta opción es fundamental para poder confirmar que la persona a la que hemos “elegido” para recibir ese email realmente está interesada en la información que estamos compartiendo con ella. Si tenemos un buen ratio de apertura pero no clicks, francamente debes revisar la estrategia y la segmentación que has realizado.
  • Bajas; las personas que después de haber recibido tu email han decidido darse da baja de tu base de datos.

Una vez que tengas todos los datos mencionados anteriormente analízalos y saca conclusiones. No hay una fórmula mágica que puedas aplicar a todas las campañas de email marketing, cada una de ellas es única y te servirá para ir obteniendo más información del comportamiento de tus usuarios y mejorar su experiencia de marca.

¿Quieres saber cómo realizar un test A/B para mejorar tus resultados?

 

Escrito por MarthaMDiez