Las bases de datos en las PYMES

Si crees que es más divertido trabajar con grandes empresas en sus grandes proyectos es que nunca has estado sentado con una PYME. He tardado un tiempo en darme cuenta, pero como bien se dice “más vale tarde que nunca”.

Parece que todos aspiramos a crear grandes campañas y estrategias, donde se muevan cifras de mínimo 5 números y con KPIs igual de grandes y retadores; pero cuando llegas a una PYME donde están empezando con su transformación digital… la sensación de “reto” es igual.

Todavía no me he encontrado ninguna PYME que no tenga claro la importancia de la digitalización de su empresa, de la importancia de tener una página web “responsive” y práctica, que hay que estar en las redes sociales sí o sí y que a Mister Google hay que tenerle contento, si no es como si no existieras en la red. Pero ¿qué fue antes el huevo o la gallina? y es aquí donde me encuentro un gran vacía… bases de datos digitalizadas.

Para poder crear una gran red que una todo nuestro proceso de digitalización no debemos olvidarnos jamás de quienes son nuestros “clientes” y hacerles formar parte de esa nueva etapa. Aquí entra en juego la digitalización y/o creación de una buena base de datos.

Hay que partir de cero, primero teniendo claro la importancia de una buena base de datos, porqué debemos tener una base de datos.

  • Conocer a nuestros clientes, de esta forma podremos crearnos una imagen de nuestro “target” más real y saber hacia donde dirigirnos. No sólo es importante tener su información demográfica y de contacto; si no también sus gustos, intereses, actividades y aficiones; de esta forma podremos crear campañas mucho más personalizadas.
  • Crear campañas de email marketing, segmentadas y personalizadas para poder obtener los mejores resultados posibles. Podemos tener un archivo excel con emails que hemos ido recogiendo a través de diferentes activadades; pero si no tenemos más información de nuestros clientes; la campaña no tendrá “personalidad” y estarás disparando con balas de fogeo. Atina el disparo y llega directo a su “corazón”.
  • Si la PYME tiene una red comercial, tener una base de datos bien segmentada ayuda a crear campañas de marketing mucho más efectivas y directas.

Te habrás dado cuenta que sobre estos puntos sobrevuela siempre el mismo concepto “segmentar” y “personalización”, y es que aquí está el punto clave de la base de datos. Atrás quedaron esos mailing masivos, generales y con pura información, información que nosotros queríamos transmitir; pero que no siempre era la que quien lo recibía quería consumir; y al final acababa en un cubo de basura. Estamos en la era del “yo”, queremos sentirnos seres únicos y eso esperamos de las empresas, que nos consideran su cliente principal; segmentando a los clientes se puede crear en ellos esa sensación de personalización.

Una vez que se tiene claro esto, llega la hora de la creación de esa base de datos y es ahí donde vuelven a surgir las dudas y los problemas. Vamos a dejar de momento a un lado los CRM (programas de gestión de datos). ¿Entonces?¿cómo lo hacemos? Fácil:

  1. Hay que empezar creando un Excel definiendo bien los campos que queremos tener de cada cliente, de forma independiente. Esto es sumamente importante, ya que cuantos más campos independientes haya, mejor se podrá seleccionar y crear grupos según “datos” afines.
  2. Definición de la forma en la que se va a recolectar esa información. Si nuestro negocio tiene venta online, se debe crear un formulario para darse de alta en tu web donde se pida esa información; es aquí donde se puede diseñar un sistema de gamificación para animar a que den el mayor número de información posible.
  3. Esa base de datos se debe cuidar, depurar y alimentar de forma constante, va a ser la gallina de los huevos de oro de la nueva era digital de la PYME.

Como ves, no hace falta ser una gran empresa, para poder hacer las cosas bien. ¿Cuál es tu experiencia?

Escrito por MarthaMDiez